Flama y brisa se imbrican en tibia caricia. Nodriza del crepúsculo, la ciudad aguarda el alba y reverencia el mar que la corteja. Simbiosis de océano y resol; génesis de sus epítetos y suntuosidad; especie de sortilegio de esta ribera caribeña... Cienfuegos, la Perla del Sur.

martes, 24 de julio de 2012

Raúl Gómez García: poeta de la generación del Centenario


Por defender la idea de todos los que han muerto.
Para arrojar a los malos del histórico Templo
Por el heroico gesto de Maceo,
Por la dulce memoria de Martí.
En nuestra sangre hierve el hado azaroso
De las generaciones que todo lo brindaron,
En nuestros brazos se alzan los sueños clamorosos
Que vibran en el alma superior del cubano
Ya estamos en combate......

  Apenas 24 años vivió Raúl Gómez García, a quien la historia recoge como el poeta del Moncada o el poeta de la Generación del Centenario, y que fuera asesinado después de haber sido detenido por la soldadesca batistiana a raíz de las acciones del asalto al cuartel Moncada, en la ciudad de Santiago de Cuba, el 26 de julio de 1953.
  Gómez García nació en la barriada de Santos Suárez, en La Habana, y los estudios los cursó de manera alterna entre Güines y la capital, pues la muerte de su padre, cuando él contaba ocho años, acrecentó las penurias familiares e hizo que se trasladara con su hermano mayor a dicha localidad de la provincia habanera. Se conoce que en fecha temprana, 1942, publicó sus primeros textos en el boletín escolar La Labor, en Güines, y que también allí llegó a presidir la Asociación Martiana de los estudiantes.

  Cursó la segunda enseñanza y matriculó después la carrera de Derecho en la Universidad de La Habana, aunque poco después cambió para la Escuela de Pedagogía. No fueron aquellos tiempos nada fáciles para él: trabajó como mensajero, pintor, oficinista, y en 1950 se inició en el magisterio, ya fuera dando clases particulares o como profesor en el Colegio Baldor, lo cual le representó un respiro económico.
  Su espíritu de rebeldía y justicia social, de denuncia de la corrupción y acendrado civismo, lo vincularon a varios de los integrantes del Partido del Pueblo Cubano (Ortodoxo). Los sucesos del golpe de Estado del 10 de marzo de 1952 radicalizaron su pensamiento político. Escribió contra el citado golpe un manifiesto titulado Revolución sin juventud, y entró en contacto con los hermanos Abel y Haydée Santamaría, en el apartamento de ambos en las calles O y 25, en El Vedado, donde conoció a otros muchos de los jóvenes revolucionarios que entretejían las redes para la lucha clandestina en la ciudad.
  Fue a Raúl Gómez García a quien se encomendó la redacción del Manifiesto del Moncada, leído por Fidel Castro, líder de la acción, donde se recoge la esencia del pensamiento de la juventud cubana que en el centenario del natalicio de José Martí se disponía a rendirle el tributo de su sangre en aras de un futuro más digno, honrado e independiente. También es conocido que, momentos antes de partir a la acción, en la Granjita Siboney, Raúl Gómez García leyó a sus compañeros su poema:

 “Ya estamos en combate”

Por defender la idea de todos los que han muerto.
Para arrojar a los malos del histórico Templo
Por el heroico gesto de Maceo,
Por la dulce memoria de Martí.
En nuestra sangre hierve el hado azaroso
De las generaciones que todo lo brindaron,
En nuestros brazos se alzan los sueños clamorosos
Que vibran en el alma superior del cubano
Ya estamos en combate......

En nombre de las madres y de los hijos de nuestra tierra heroica
En nombre del honor y del decoro que construyó su historia
Por la estrofa magnífica del himno
“Que morir por la patria es vivir”
La libertad anida entre los pechos de los que viven hombres
Y por verla en la estrella solitaria es un honor luchar
A la generación del centenario le caben los honores,
De construir la patria que soñara el Maestro Inmortal.
Ya estamos en combate...... ¡Adelante!

Adelante hasta el nido superior de la gloria
Para que nazca en esta nueva aurora
La república digna y decorosa
Que fue el último anhelo de Chibás.
No importa que en la lucha caigan más héroes dignos
Serán más culpa y fango para el fiero tirano
Cuando se ama a la patria como hermoso símbolo
Si no se tiene armas se pelea con las manos.
Ya estamos en combate...... ¡Adelante!

De nuestra lucha heroica depende la Cuba verdadera
La de furia loca de Gómez y Agramonte...
La de la lucha pura de Mella y de Guiteras...
Adelante, Cubanos...... ¡Adelante!

Por nuestro honor de hombres ya estamos en combate
Pongamos en ridículo la actitud egoísta del Tirano
Luchemos hoy o nunca por una Cuba sin esclavos
Sintamos en lo hondo la sed enfebrecida de la patria
Pongamos en la cima del Turquino la Estrella Solitaria.      

  Luego del asalto al cuartel Moncada, y desatada la feroz persecución de los participantes, Gómez García fue apresado y torturado salvajemente. El poeta y periodista Luis Suardíaz apunta:
  Las últimas catorce letras que escribió Raúl no pertenecen a la reflexión filosófica o a la poesía.  Estas cuatro palabras, que milagrosamente llegaron a manos de su madre Virginia García pocos días después, son una prueba dramática, irrecusable de los crímenes que la tiranía perpetró con los sobrevivientes del ataque al Moncada, y a lo largo de aquella década con lo mejor de nuestro pueblo: Caí preso, tu hijo.
  En honor de Raúl Gómez García se celebra en Cuba cada 14 de diciembre, fecha de su natalicio en el año de 1928, el Día del Trabajador de la Cultura.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...