Flama y brisa se imbrican en tibia caricia. Nodriza del crepúsculo, la ciudad aguarda el alba y reverencia el mar que la corteja. Simbiosis de océano y resol; génesis de sus epítetos y suntuosidad; especie de sortilegio de esta ribera caribeña... Cienfuegos, la Perla del Sur.

sábado, 28 de julio de 2012

Las palomas del Parque Martí, de Cienfuegos

Las palomas del Parque MartíUna vista del Parque Martí.caprichos1Las palomas del parqueY ya llegan...Que sí, que sí...
Batiendo sus alas... lista para el bañoY ahora sí que se siente bienNada como una buena "ducha"Qué bien se siente...Y levanta el vuelo feliz...Pues mira que se apuraron las otras.
Ummmm, qué calor...A jugar...Me encanta correr detrás de ellas...Y ahora me toca a mí...Son las fuentes los sitios predilectos para aliviar el calorDespués de jugar con los niños buescan refrescarse.

En una mañana cualquiera, caminar por el parque Martí le permite seguir con la mirada curiosa el vuelo de los gorriones dejando caer pequeñas ramitas en el aire o el ajetreo de las palomas en busca de su alimento, escuchar con oído atento la conversación de las cuatro fuentes de agua y sentir en silencio la voz del tiempo recordando la historia.

martes, 24 de julio de 2012

Raúl Gómez García: poeta de la generación del Centenario


Por defender la idea de todos los que han muerto.
Para arrojar a los malos del histórico Templo
Por el heroico gesto de Maceo,
Por la dulce memoria de Martí.
En nuestra sangre hierve el hado azaroso
De las generaciones que todo lo brindaron,
En nuestros brazos se alzan los sueños clamorosos
Que vibran en el alma superior del cubano
Ya estamos en combate......

  Apenas 24 años vivió Raúl Gómez García, a quien la historia recoge como el poeta del Moncada o el poeta de la Generación del Centenario, y que fuera asesinado después de haber sido detenido por la soldadesca batistiana a raíz de las acciones del asalto al cuartel Moncada, en la ciudad de Santiago de Cuba, el 26 de julio de 1953.
  Gómez García nació en la barriada de Santos Suárez, en La Habana, y los estudios los cursó de manera alterna entre Güines y la capital, pues la muerte de su padre, cuando él contaba ocho años, acrecentó las penurias familiares e hizo que se trasladara con su hermano mayor a dicha localidad de la provincia habanera. Se conoce que en fecha temprana, 1942, publicó sus primeros textos en el boletín escolar La Labor, en Güines, y que también allí llegó a presidir la Asociación Martiana de los estudiantes.

La filatelia y el ataque al Cuartel Moncada


  Llega un nuevo aniversario, esta vez el 59, de la gesta que dio inicio a la última guerra de liberación, llevada a cabo por los jóvenes de la llamada “Generación del Centenario”; el asalto a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes, llevada a cabo el 26 de Julio de 1953.
  La acción despertó el espíritu de rebeldía de los cubanos y la disposición de sacudirse de una vez por todas el yugo neocolonial impuesto por gobiernos corruptos y tiránicos  de una seudorrepública.
  A la heroicidad de los jóvenes asaltantes se le opuso la naturaleza criminal de la tiranía gobernante, que, frustrado el ataque, no vaciló en torturar y asesinar a la mayoría de los prisioneros. De esa sangre generosa nacería el Movimiento Revolucionario 26 de Julio que, liderado por Fidel Castro, pocos años después derrocaría a la dictadura y conquistaría, para siempre, la libertad e independencia de Cuba.

La virtud de un hombre y el Himno del 26


  Agustín Díaz Cartaya sólo necesitó tres días para componer la obra que lo trascendió entre las páginas de la historia cubana siendo joven, apenas con 22 años de edad: el Himno del 26 de Julio. Hoy todavía se confiesa “un músico autodidacto, no sé si llamarle virtud...”; ha dicho al preguntársele por el agudo sentido creador que le provocó la composición.
  El caso es que Cartaya se entregó con ímpetu. “La letra y la melodía me vinieron a la mente juntas, salieron de mi alma...”. Transcurría el inolvidable año 1953: las sucesivas frustraciones populares, la dictadura sangrienta de Fulgencio Batista, el encono batallador; y la esperanza, llegaban al momento definitivo. Cuba conmemoraba el centenario del nacimiento de José Martí, Apóstol de la Independencia e inspirador de las jóvenes generaciones.

martes, 10 de julio de 2012

Cienfuegos Patrimonio Cultural de la Humanidad

La Bandera de CienfuegosCeremonia de la fundación de la ciudad.Palacio Ferrer.Balcón del Palacio Ferrer.Una tarde lluviosa y un arco iris que ilumina la instalación.La Catedral de Cienfuegos.
Otra vista de la Catedral.Esbelta se erige la Catedral.La torre del campanario mientras "se pierde" entre las nubes.CatedralLas palomas en el parque.Una vista del parque en la noche.
Arco de los Obreros.Glorieta del Parque Martí.Una vista del parque José Martí.Parque MartíColegio San LorenzoTeatro Tomás Terry
Museo ProvincialJardines de la UNEACPalacio de GobiernoEl Palatino (bar-cafetería)El Bulevar, construido en 1984La Virgen Mambisa en Cienfuegos

Es Cienfuegos una ciudad con un halo de magia imperceptible, que seduce, enamora, encanta a todos los que la visitan. Más que portales y columnas es una urbe de torres, miradores, cúpulas, frontones y leones, que como guardianes coronan, custodian y perfilan la imagen citadina; elementos identitarios por excelencia, los cuales, junto al extenso patrimonio construido, definen un ensamble ordenado y único del conjunto urbano de una ciudad incluida desde hace siete años, el 15 de julio del 2005, en el Patrimonio Cultural de la Humanidad.

miércoles, 4 de julio de 2012

¿Diosa? o ¿florecilla? en el jardín de la Calzada de Tirry 81

Carilda Oliver Labra cumplirá 90 años el próximo 6 de julio

  La autora de Me desordeno, amor, me desordeno… es la encarnación del amor para muchas generaciones de cubanos. La única vez que la vi, fue en ocasión de la Feria del Libro y la Literatura del 2004, año en que el evento estuvo dedicado a su persona.
  Ya muchos lo sabíamos, Carilda vendría para ofrecernos un concierto. Llené mi bolso con sus libros y a las 4 de la tarde enrumbé los pasos hacia el coliseo de Cienfuegos; una multitud esperaba, más bien la esperaban, y a las 5 en punto las cortinas se descorrieron. Sentada en medio de aquel escenario, con modestísima escenografía, estaba ella, radiante como suele serlo; y me sorprendió el magnetismo que irradiaba.  
  Resultó un concierto de poesía inolvidable; me senté en un palco muy cerca del escenario y allí escuché cada una de sus palabras..., su voz me eclipsaba (qué me haré sin tí mi poetisa... era en lo único que pensaba). Aún conservo en cassette aquella actuación memorable. 
  El improvisado coro de oyentes pedía "Me desordeno, Carilda, me desordeno..."; mientras aparecían el Discurso de Eva, sus Madrigales, aquel Muchacho loco, o el reclamo por la pérdida de un hombre...; una a una salían sin prisa las rimas hasta que, casi una hora después y con cierto halo de picardía miró a ambos lados, pronunció los primeros versos... 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...