Flama y brisa se imbrican en tibia caricia. Nodriza del crepúsculo, la ciudad aguarda el alba y reverencia el mar que la corteja. Simbiosis de océano y resol; génesis de sus epítetos y suntuosidad; especie de sortilegio de esta ribera caribeña... Cienfuegos, la Perla del Sur.

jueves, 23 de octubre de 2014

Falleció el intelectual cienfueguero José Díaz Roque

  Lamentable noticia, falleció el escritor José Díaz Roque. Ayer al mediodía, mientras intercambiaba en su hogar con un grupo de jóvenes un infarto cerebral tronchó su fructífera vida.
  Cienfuegos ha perdido a un ferviente martiano, a un hombre culto y espiritual como pocos, al intelectual que fundó la UNEAC y defendió la visión plural de la cultura afincado en los principios democráticos y la libertad de expresión.
.........................
  No es preciso escribir mucho para conocerle mucho. Hay obras que hablarán por sí mismas de cuanta traza dejó por la vida para quienes fue amigo, maestro y consejero. O de la pasión que estrujó a diario en el arduo camino de la cultura de esta ciudad como acucioso investigador, conferencista, escritor y poeta; sacerdote, profesor, biógrafo, ensayista, bibliógrafo, humanista, bibliotecario…, en una existencia fecunda y sin descanso, que resultó escasa para realizar tanto sueño en los 61 años que estuvo.

  José Díaz Roque no dejó de sorprendernos ni con la misma muerte, acaecida el último 22 de octubre en una maniobra maestra, sutil y vertiginosa, cuando muchos suponíamos que la engañaría con toda su sagacidad, con la misma sabiduría empuñada para fundar y crear.
  Desde un reducido sitio en la biblioteca provincial Roberto García Valdés, donde echó raíces, tendió puentes y cultivó pensamientos, Jose expandió  erudición y laboriosidad tal, que escasearían vocabulario y espacio para nombrarlas y no pecar de omisiones dentro una existencia  imprescindible  y abruptamente  inconclusa.
Martiano arraigado y convencido, quijote incansable en defensa de la cienfuegueridad, de su intelecto y talento brotaron las áreas especiales para ciegos de las bibliotecas públicas cubanas, proyecto primigenio prolongado más tarde en otros como la fundación de la revista cultural Ariel, de la cual fuera director y dejaría al pairo, solo cuando los sentidos dejaron de responderle. Artífice de eventos en torno a la figura de Carlos Rafael Rodríguez y Samuel Feijóo.
  Omnipresente en el quehacer de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, la Unión Nacional de Historiadores de Cuba, el Centro provincial del Libro y la Literatura,  la Sociedad Cultural José Martí, el Consejo Científico de Cultura en la provincia, el Centro de Promoción  e Investigación Literaria Florentino Morales, el Contingente Cultural Juan Marinello, entre otros muchos, conocieron sus denuedos como intelectual de vanguardia.
  En solitario o en coautoría con otros intelectuales nos deja como herencia un abultado dossier de títulos de poesía, ensayo, crítica literaria, narrativa…,y para honrar su  esfuerzo distinciones y reconocimientos nacionales e internacionales como el Premio Jagua, el de mayor rango dentro de la cultura local, así como también en concursos nacionales y locales.
  Observador, crítico, de silencios sobreentendidos, analítico y reflexivo,  fue capaz de comunicar y responder solo con la mirada, de vencer con el silencio o el gesto,  convencer con una palabra sola, vestirse con armadura de ideas, provocar el intercambio que enriquece, dejar la piel en cada batalla, sin ruidos ni excesos
  Para quienes lo conocimos desde los años juveniles y conservamos el mote que nos endilgó y llevaremos de por vida, siempre estará ahí, tras el pequeño buró de la biblioteca; aferrado a una vieja máquina de escribir; parapetado tras una humeante taza de café; envuelto en el humo de un cigarro sempiterno y peligroso; disertando sobre lo humano y lo divino; apasionado y rotundo.
  Tal vez, Jose merecía la oportunidad de escribir su propio obituario, no una crónica inconclusa y magra incapaz de atrapar la vastedad de su carácter escrita por alguien  bajo el peso de lo insólito y la  amargura que aún no interioriza la realidad de su muerte.
  Nadie como él lo hubiera hecho mejor. (Emma Sofía Morales)

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...