Flama y brisa se imbrican en tibia caricia. Nodriza del crepúsculo, la ciudad aguarda el alba y reverencia el mar que la corteja. Simbiosis de océano y resol; génesis de sus epítetos y suntuosidad; especie de sortilegio de esta ribera caribeña... Cienfuegos, la Perla del Sur.

miércoles, 24 de julio de 2013

El último sueño de Andrés Cruces Lozano


Familiares y amigos en la inauguración de la exposición.
   La tarde del 24 de julio fue el resultado del ajetreo de todo el día en la redacción del periódico CINCO de Septiembre, de Cienfuegos. Un sueño de muchos, pero sobre todo y quizá el último de Andrecito se materializaba. Y es que el empeño de no pocos fructificó como digno homenaje a quien hace apenas unos días se despidió para siempre, dejándonos un vacío enorme.

  Hace muy poco pasó por la Redacción del Periódico a planificar una expo de pintura. Junto a Magalys, la jefa de Información y gran amiga de Andrés, subió al local donde los periodistas crean a diario, conversó y soñó con llenar de cuadros las desnudas paredes de la Redacción… Y se hizo realidad.

  “Último sueño”, la ansiada exposición ya viste la paredes donde laboramos, creamos, debatimos… Ahora lo tendremos con nosotros en su arte. Un total de diez obras recogen la esencia misma de su quehacer, con ese estilo donde destaca la minuciosidad en las líneas, en las tantas historias que deambulan alrededor de cada lienzo; donde además destaca la limpieza y el preciosismo, vestidos de blanco y negro.

  Resulta significativo sobre todo en un pintor Naif, Primitivista o artista popular, la anulación del color, en el caso de Andrés Cruces Lozano esa característica de su trabajo es, además, un sello distintivo.

 
Andrés Cruces Lozano, en una de sus exposiciones.
Es cierto que en algunos momentos de su carrera los colores hicieron su entrada; sin embargo, haciendo justicia, sus dibujos en blanco sobre negro son piezas superiores.

  La rigurosidad, limpieza y refinamiento con que fueron elaboradas, proporciona una armónica empatía con las temáticas que aborda: leyendas, cuentos populares y el entorno natural. Siempre que nos enfrentamos a sus piezas, tal parece como que estamos viendo ilustraciones de cuentos contados por la abuela, la suya, las nuestras, la nana que tuvimos y aún nos espera cuando entramos en el misterioso mundo de los sueños. Aguja e hilo más que pincel, parecen aguardarnos del otro lado del cristal.

  Sorprende la laboriosidad de este artista quien llegó tarde al arte, pero como dijo Bukowsky, asumió tal asunto como si fuera una pelea de pesos pesados golpeando sin parar. Sus 24 exposiciones personales y más de 40 muestras colectivas, dan fe de ello.

  Espejo de quienes lo realizan, el arte devuelve la imagen del demiurgo; en el trabajo de Andrés encontramos su personalidad, carácter, constancia… por eso ha sido muy acertado escoger el nombre para esta muestra: “Último sueño”.

  Se nos antoja que Andrecito se encontró con la abuela que le dictaba las historias de sus cuadros y goloso de ellas no ha querido despertar.

 Por eso recibimos a los amigos y familiares, quienes llegaron hasta la inauguración de esta muestra como una suerte de reverencia a Andresito, a su arte. Ahora en la redacción lo tenemos cerca, como bien dijeron las palabras de presentación, a cargo de Mercedes Caro Nodarse: “Ahora sus musas, también serán nuestras”.         

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...